¿Ahogado en deudas? ¡Es momento de afrontarlas!

¿Te han amenazado agentes de cobranza con enviarte a la cárcel por no pagar tus adeudos? Esto es importante: nadie puede ser aprisionado por deudas de carácter puramente civil. Como mexicanos estamos protegidos por la Constitución, el artículo 17 en su último párrafo expresa que “nadie puede ser aprisionado por deudas de carácter puramente civil”.

Lo cual significa que nadie puede ir a la cárcel por motivo de una deuda. Pueden ser por tarjeta de crédito, créditos hipotecarios o algún otro título de crédito como los conocidos cheques o pagarés. Además de que ningún código penal de la Nación contempla la deuda como un delito. Salvo se trate de un fraude o que se haya adquirido dinero de manera ilícita.

Si bien aclaro que no lo pueden meter a la cárcel por deber su tarjeta de crédito, con esto no motivo a que no paguen sus deudas. La cultura de pago es una de las cosas más importantes en nuestra sociedad y lo único que le dará la tranquilidad a su persona, será ponerse al corriente con sus deudas. El estar al corriente, le dará  buen historial crediticio para futuros prestamos. Es necesario que conozcan sus derechos y no permitan que los cobradores que se hacen pasar por abogados, lo amedrenten y amenacen con meterlo a la cárcel.

También te puede interesar: Enseñando a los hijos buenos hábitos con el dinero

Desafortunadamente algunas instituciones bancarias, casas de préstamo, empresas departamentales o muebleras utilizan a despachos jurídicos. Ellos utilizan estrategias de cobro basados en amenazas y falsas notificaciones de embargo, amedrentando a la gente para lograr el cobro de lo adeudado.

Entonces, ¿qué debo hacer? ¡A negociar se ha dicho!

Como ya mencioné, por deber su tarjeta de crédito no le pueden meter a la cárcel. Sin embargo su acreedor (a quien usted le debe) podrá iniciar un proceso judicial en su contra en donde le requerirá el cumplimiento del contrato mercantil y posteriormente le requerirá el pago de lo adeudado. ¡Atención! Aquí sí pueden señalarle bienes de su propiedad para embargo, tales como su casa, vehículo o cualquier otro bien mueble o inmueble que le garantice dicha deuda. Ellos pueden rematarlos en pública subasta, pero insisto, jamás se le aprisionara por esta deuda

Les sugiero que en caso de ser deudores de alguna o algunas tarjetas de crédito, acuda personalmente al departamento jurídico de la institución. Trate de llegar a un convenio de pago reestructurando su deuda y evitar a si se inicie un juicio en su contra.

¡Suerte!

Abogada Claudia Lozano