5 mitos y realidades sobre las várices

5 mitos y realidades sobre las várices

La insuficiencia venosa crónica, comúnmente conocida como várices, es una condición en el cual el retorno de la sangre venosa de las piernas y pies está deteriorado manifestándose frecuentemente en venas varicosas, tobillos hinchados, piernas adoloridas, cambios en la piel o úlceras venosas.

Este es un problema de salud común entre los mexicanos, ya que el 70 y 80 por ciento de los adultos de más de 60 años de edad la padece, siendo las mujeres las más afectadas empezando desde los 30 y 40 años. Hoy en día existen todavía ciertos mitos alrededor de este padecimiento.

El Dr. Gerardo César Saldaña Montemayor, Cirujano General Vascular Periférico Especialista en Terapia Endovascular y Director Médico de la Clínica de Terapia Vascular, nos ayuda a esclarecer algunos de ellos.

1. Las várices son solo un problema estético

Mito. Muchas personas son informadas que las venas varicosas son solo un problema cosmético, pero en la mayoría de los casos pueden ser mucho más que eso. Un porcentaje significativo de pacientes con várices eventualmente desarrollarán síntomas, incluyendo dolor, pesadez, palpitaciones, calambres e hinchazón de las piernas. El problema de las venas varicosas es un problema médico y de no tratarse a tiempo puede llegar a causar desde úlceras de piernas hasta una trombosis venosa.

2. Las várices solo las padecen las mujeres

Mito. Mientras que las venas varicosas son más comunes en las mujeres, los hombres también las pueden padecer. Alrededor de un cuarto de las mujeres adultas tienen algunas varices visibles, en comparación con 10 a 15 por ciento de los hombres. A pesar de esto, los hombres son mucho más propensos a ignorar los síntomas y no tratar el problema.

3. Las várices son hereditarias

Realidad. La principal causa de las venas varicosas es el factor heredo familiar. Cualquier persona cuya madre o padre presente várices tiene un alto riesgo de desarrollarlas, sin embargo, existen otros factores que pueden aumentar la probabilidad, tales como el sobrepeso, la edad, llevar una vida sedentaria, entre otros.

4. No tiene caso tratarse las várices porque vuelven a aparecer

Mito. Gracias a los técnicas mínimamente invasivas de hoy en día como lo es la radiofrecuencia, las venas cerradas con este método no reaparecen en la mayoría de los pacientes. Desafortunadamente hay probabilidad de que después de los tratamientos reaparezcan algunas venas varicosas. Esto sucede principalmente por 3 causas: las venas incorrectas fueron tratadas, las venas correctas fueron tratadas pero con las técnicas incorrectas, o nuevas venas varicosas se formaron debido a que más válvulas fallaron.

Para evitar esto se recomienda tener una valoración adecuada por medio de un estudio eco doppler, asegúrese de que su médico sea experto en las técnicas más eficaces para cerrar la vena y mantener un estilo de vida saludable para reducir el riesgo de várices.

5. La mejor forma de tratar las várices es por medio de láser

Mito. Hoy en día se ha determinado que la técnica con radiofrecuencia tiene mejores resultados en comparación con el láser, ya que se tiene un mejor control térmico sobre el área a tratar y por lo tanto las posibilidades de error son mucho menores. Esto disminuye ampliamente las posibilidades de complicaciones casi a cero además de tener una tasa de éxito cercana al 100% y el tiempo de recuperación es muy corto (24 a 48 horas).

Recuerda que si tienes algún síntoma como dolor en las piernas o calambres, decoloración de la piel o cambios de textura, ardor o hinchazón en la piel o sensación de pesadez en las piernas, lo más recomendable es visitar a un especialista para evitar que el problema se agrave con el tiempo.

Clínica de Terapia Vascular
Dirección: Centro Médico de la Mujer, calle Hidalgo #1828 Pte. Col. Obispado, Monterrey. Consultorio #1, planta baja.
Teléfono: (81) 82428343
Web: minimainvasion.com
Facebook: Clínica de Terapia Vascular

Comparte este artículo