Miedo a envejecer

El miedo a envejecer, sin caer en la fobia llamada gerascofobia, es más común de lo que pensamos. Es una emoción que trae implícita mucha incertidumbre y con una carga fuerte de creencias. Muchas de esas ideas creadas por el bombardeo mediático de un ideal de belleza joven, pero ahora también por los filtros que vemos en las diferentes redes sociales que nos quitan todas las marcas de guerra derivadas de la edad y experiencia.

Transfórmalas por unas que te lleven a disfruta¿Pero por qué le tengo miedo a envejecer? Si es tu caso, te invito a que pares la lectura y hagamos de esto algo más vivencial. ¿Por qué lo sientes? ¿Cuáles son las ideas que asocias a este proceso natural? Cuando lanzo esta pregunta muchas de las respuestas, en las que yo también me identifico, giran en torno al cómo lo haremos y no necesariamente al proceso en sí. Es muy común pensar el deterioro físico e intelectual. Otro tanto el abandono o simplemente la falta de convivencia o planes para un futuro mejor.

¿Será que nos hemos olvidado de gente que lo hace de una manera extraordinaria? Lúcidos, arreglados, emocionalmente sanos, queriéndose comer el mundo, con ganas de explorar, disfrutar y seguir sacándole jugo a la vida. El objetivo de la vida es irte joven lo más tarde posible y en mi proceso he entendido que la edad es algo mental y no necesariamente físico.

Existen ocasiones en donde me siento más grande lo que soy y otras tantas que disfruto como si fuera una adolescente. El reto es saber que las creencias pueden limitar la manera en cómo vivimos. Por eso, aquí te dejo algunas recomendaciones espero te sirvan para dejar de tenerle miedo y mejor transformarlo por intención.

1.    Detecta y rompe, si te limitan,  las creencias que tienes alrededor del envejecimiento.

2.    Medir cada paso que das.

3.    Ten un role modelo que te lleve a validad estas nuevas creencias y observa lo que hace.

4.    Invierte desde hoy en cuidar de ti. No a través del miedo, sino a través del amor y consciencia. Que cada paso, bocado, experiencia, aprendizaje esté lleno de amor para alimentar tu cuenta bancaria emocional y llegar con saldo a favor a esa etapa.

5.    Construye vínculos sociales que te acompañen a esa etapa.

Comparte este artículo