¿Cómo dar la noticia de mi divorcio a mi hijo?

La separación de la pareja es un acontecimiento negativo que afecta en mayor medida a los hijos, y que puede provocar cambios negativos en el área emocional, escolar, social y familiar.

La forma en la que reaccionan depende de su edad, personalidad y circunstancias del proceso del divorcio.

Ayuda a tu hijo a sobrellevar esta situación con estos sencillos consejos:

  • Es importante mantener a tus hijos fuera de las discusiones o comentarios sobre los aspectos legales del divorcio. No es necesario dar feria de más. Mantenlos al margen de las riñas con tu expareja.

 

  • Trata de no afectar su rutina diaria. Si bien sabemos que eso será difícil trata de mantenerlo en las actividades que hacía cuando aún estaban juntos los padres.

 

  • Háblale bien de tu expareja: no le hagas comentarios negativos sobre su progenitor. Los problemas que tuvieron los adultos son punto y aparte de los niños.

 

  • Asegurarse de que ambos padres sigan presentes en la vida del niño.

Aunque no existe una manera fácil de dar la noticia, es recomendable que ambos padres estén presentes durante la conversación.

¿Cómo dar la noticia de mi divorcio a mi hijo?

Aquí algunos consejos a la hora de comunicar a los hijos:

Es aconsejable dar la noticia a los hijos cuando ya sea una decisión firme, nunca antes. Se recomienda con un tiempo de antelación, antes de que uno de los dos padres abandone el domicilio familiar, para que así el niño o niña pueda asimilarla. La información debe de ser adecuada a la edad del niño, empleando un lenguaje claro, simple y de fácil comprensión. Es importante informar de lo que está sucediendo, pero nunca informar de los detalles más íntimos, ya que pueden desconcertar a los hijos. No es acertado considerar que el pequeño no se da cuenta de nada.

Explicar la decisión de la separación de forma conjunta, pero si no es posible, que los padres por separado, comuniquen la misma versión, sin culpabilizar ni ofender, y obviando dar información innecesaria y perjudicial del otro. Por ejemplo: “Tu padre tiene otra mujer”.

Clarificar que los padres rompen la relación de pareja, pero nunca dejarán de ser sus padres. Explicar a los hijos que, aunque hayan roto como marido y mujer, ellos van a ser siempre sus padres. Que los hijos van a mantener la relación con ambos padres, con la familia y los amigos de siempre.

Explicar a los hijos que no son la causa de la ruptura. Aunque los hijos no lo digan, pueden sentirse culpables por la ruptura de sus padres. Es beneficioso que los padres apacigüen a sus hijos y les repitan las veces que haga falta que ellos no son los responsables de la ruptura, que no han podido decir o hacer nada que llevase a los padres a tomar dicha decisión.

Transmitir a los hijos con quién van a vivir. Es aconsejable anticipar a los hijos qué progenitor va abandonar el domicilio familiar, y con cuál de ellos van a vivir.

Dar un tiempo a los hijos para expresar dudas y emociones. Que los niños perciban una comprensión, para que así puedan expresar libremente sus dudas, miedos y emociones con la nueva etapa en la que están viviendo.

Estar atentos a las señales que indiquen que los hijos lo están pasando mal. Algunas de las reacciones que pueden manifestarse en los niños pequeños son llorar frecuentemente, problemas de sueño, retroceder en conductas ya logradas como mojar la cama, dormir con la puerta abierta. En cambio, en los adolescentes, pueden presentar irritabilidad, problemas escolares, dificultades de concentración, negarse a salir con los amigos quedándose encerrados en casa.

 

Fuente: Serrat-Valera, C. y Larrazábal, M. (2008). ¡Adiós, corazón! Madrid: Alianza Editorial.

D’Arcy Lyness, PhD (2015). Ayudando a su hijo durante un divorcio, TeenHealth from Nemours. Sitio Web: kidshealth.org/