Agresión a menores

Las agresiones sexuales en niños, adolescentes y adultos ocurren con más frecuencia de lo que pensamos. Estudios muestran que una de cada cinco niñas , y uno de cada ocho niños son agredidos sexualmente en el trascurso de su vida.

El abuso sexual infantil sucede en la mayoría de los casos sin violencia física, pero sí emocional. Se emplea la manipulación y el engaño, o la amenaza y el soborno. Sin embargo, la violencia física solamente media en un 10 por cien de los casos. Es importante recordar que los niños, sobre todo los más pequeños, viven una agresión sexual con sorpresa, pues para ellos es impensable que un adulto o su padre incluso, sea capaz de hacer algo malo.

Por esa razón muchos niños y niñas son víctimas silenciosas de los abusos sexuales y permanecen en silencio por largos años culpándose a si mismos de su estado. La vergüenza, los remordimientos y la convicción de que solo a ellos les ocurren estas cosas los atemoriza y no se atreven contar a nadie los abusos sexuales que sufren por miedo a ser castigados.

Mas de un 50% de las violaciones NO se denuncian por miedo al violador, por temor a que se sepa, porque la familia no quiere o por desconocimiento. Las niñas, niños y adolescentes son víctimas muy comunes de este delito y este tipo de violación generalmente se comete en la casa.

El 40% de la violaciones, sobretodo a menores (niños y niñas) son realizadas por parientes que tienen una relación de confianza o de autoridad con la víctima, generalmente es el tío, el padrastro, el padre y el primo, pero también hay casos de abuelos y hermanos violadores. Un conocido cercano oscila en un 27% y las estadísticas nos dicen que generalmente es el vecino, el amigo, el compañero de trabajo, el novio o el ex novio o un amigo de la familia; y el 33% restante es alguien totalmente desconocido.

Es importante que nosotros, como sociedad, conozcamos los tipos de delitos sexuales que existen, los aspectos legales y la forma de actuar jurídicamente en caso de detectar una agresión sexual, y enseñemos a los menores en general para detectar cualquier intento de agresión sexual, y en su caso, saber rechazar dichas propuestas de quien vengan, revelando la malicia de dichos actos; estimular a los niños a contar a sus padres u otros adultos de confianza, cuando se dan tales proposiciones o abusos.

La mayoría de las agresiones sexuales quedan impunes, ya que este tema hace parte de un tabú. La ignorancia y falta de compresión de la familia, cultura, sistema, y sistema judicial, quienes muchas veces culpan a la víctima y encubren o excusan al abusador, hace que la persona no denuncie el acto, convirtiendo el abuso en un secreto.

Existen muchísimos niñas y niños que jamás denunciaron el abuso y llevan la carga del abuso por lo largo de su vida, lo que en muchas de las veces cuando la víctima no recibe el tratamiento psicológico adecuado y necesario, irán perpetuando los síntomas post traumáticos que vienen después de un trauma, que limitarán su vida en todos los aspectos.

En muchas familias cuando el violador es el padre, el abuelo, el hermano, etc; estas violaciones y agresiones sexuales tienden a repetirse de generación a generación. En Familias se ve como la violación o agresión sexual, pasa de una generación a otra, si se deja en secreto y no se hace nada al respecto.

Cuando una violación o abuso sexual, se calla y no se le cuenta a nadie , puede suceder que el recuerdo se mantenga reprimido hasta la edad adulta o que la víctima se convierta en agresor.

La mayoría de las niñas y niños que están siendo víctimas no se lo cuentan a nadie porque creen que la gente va a pensar que no es verdad o se siente de alguna forma responsables y avergonzados. A veces desconocen incluso el vocabulario necesario para hablar sobre el tema y por lo tanto no pueden expresarse adecuadamente. Aunque generalmente no lo expresan verbalmente, sí lo hacen mediante algunos cambios en su comportamiento, tales como el miedo, agresividad, culpa y vergüenza, ansiedad, depresión, baja autoestima, conocimiento sexual precoz o inapropiado a su edad, problemas de identidad sexual, conductas antisociales, etc

El papel de la familia es esencial en la recuperación del niño: si le creen desde el primer momento en que les confía que ha sido agredido sexualmente y le apoyan y denuncian el acto para que el agresor sea castigado, el niño o niña se recuperará antes y mejor que en caso contrario.

Por eso es importante y necesario que se denuncien los actos de violación y los reconozcamos como un problema social que hay que abordar, que dejemos los tabús de la educación sexual y eduquemos a nuestros hijos y menores en general abiertamente respecto el tema y enseñémosles a cómo reaccionar ante tales situaciones, y así lograr ser una sociedad libre y emprendedora , sin temor de denunciar este tipo de delitos, y haciendo de estos, solo parte de delitos tipificados por la Ley , pero no parte de nuestras vidas.

CONOZCAMOS LOS ASPECTOS LEGALES:

El Código Penal vigente en el Estado de Nuevo León, tipifica como delitos sexuales los siguientes: Atentados al pudor, Estupro, Violación, y Hostigamiento sexual. Otros delitos relacionados al aspecto sexual son, pornografía infantil y el delito de Pornografía de persona privada de la voluntad.

VIOLACIÓN

ARTÍCULO 265.- Comete el delito de violación, el que por medio de la violencia física o moral tiene cópula con una persona, sin la voluntad de ésta, sea cual fuere su sexo.

ARTÍCULO 266.- La sanción de la violación será de seis a doce años de prisión, si la persona ofendida es mayor de trece años; si fuere de trece años o menor, pero mayor de once, la pena será de diez a veinte años de prisión; y si fuere de once años de edad o menor, la pena será de quince a treinta años de prisión.

ATENTADOS AL PUDOR

ARTÍCULO 259.- Comete el delito de atentados al pudor, el que sin consentimiento de una persona, púber o impúber, o con consentimiento de esta última, ejecute en ella o logre se ejecute, un acto erótico-sexual, sin el propósito directo e inmediato de llegar a la cópula.

ARTÍCULO 260.- Al responsable de este delito se le impondrán de uno a cinco años de prisión, y multa de una a diez cuotas.

ESTUPRO

ARTÍCULO 262.- Comete el delito de estupro, el que tenga cópula mediante seducción o engaño, con mujer menor de edad, que sea mayor de trece años.

ARTÍCULO 263.- Al responsable del delito de estupro, se le aplicará prisión de uno a cinco años, y multa de seis a quince cuotas.

HOSTIGAMIENTO SEXUAL

ARTÍCULO 271 BIS.- Comete el delito de hostigamiento sexual quien asedie a otra persona solicitándole ejecutar cualquier acto de naturaleza sexual, valiéndose de su posición jerárquica, derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas o de subordinación.

ARTÍCULO 271 BIS 1.- Al responsable del delito de hostigamiento sexual se le impondrá una pena de seis meses a dos años de prisión y multa hasta de cuarenta cuotas.

PORNOGRAFÍA INFANTIL

ARTÍCULO 201 BIS.- Comete el delito de pornografía infantil, el que:

I. Induzca, incite, propicie, facilite u obligue a persona menor de edad a realizar actos de exhibicionismo corporal o de pornografía;

II. Videograbe, audiograbe, fotografíe o plasme en imágenes fijas o en movimiento, a persona menor de edad realizando actos de exhibicionismo corporal o de pornografía;