Adolescentes y fiestas, algunos consejos para los padres

¡Quieren ir de fiesta! ¿Los dejamos? ¿Cuándo? ¿A dónde? La mayoría de los padres se enfrentan a estas dudas a la hora de que su hijo adolescente comienza a salir con sus amigos.

Algo que es bueno tener en claro es que no se debe impedir que acudan a este tipo de eventos ya que en estas edades es muy importante para ellos socializar.

Los adolescentes suelen enfrentarse al alcohol durante las salidas nocturnas de fin de semana. Son curiosos y quieren experimentar. Muchos comienzan a probarlo, otros buscan intencionadamente la borrachera y bastantes de ellos terminan bebiendo regularmente.

Lo que es verdad es que la responsabilidad paterna es la clave para gozar de una fiesta divertida y sin peligros.

Aquí te dejo unos sencillos consejos que, como padre, necesitas saber en relación a tu hijo y las fiestas:

La comunicación y la honestidad son importantes para proteger a su adolescente. Los adolescentes cuyos padres les hablan regularmente acerca de las drogas y el alcohol son 42% menos propensos a usar sustancias que aquéllos cuyos padres no lo hacen. Dígales a sus hijos adolescentes que usted espera que no beban alcohol ni usen otras drogas en las fiestas.

Sepa adónde va a ir su adolescente y cuánto tiempo estará allí. Obtenga el número telefónico y la dirección de la fiesta. Pídale que le llame si el lugar de la fiesta cambia. No olvide decirle a su adolescente dónde estará usted durante la fiesta.

Llame a los padres que ofrecerán la fiesta para confirmar que estarán presentes todo el tiempo supervisando la fiesta. Asegúrese de que no se permitirá el uso de tabaco, alcohol y otras drogas.

Hable con su adolescente de antemano sobre cómo enfrentarse a una situación en la que hay alcohol en una fiesta.

Asegúrese de que su adolescente tenga cómo ir a la fiesta y volver a casa. Facilítele la salida de la fiesta haciendo énfasis en que puede llamarle en cualquier momento para que usted lo recoja. Comenten en qué casos debería hacer esa llamada. Recuérdele que NUNCA debe ir en un auto conducido por alguien que ha estado bebiendo o usando otras drogas.

Esté despierto(a) cuando su adolescente llegue a casa. Así podrá verificar la hora de llegada y hablar con su hijo acerca de los sucesos de la noche.

Si su adolescente se va a quedar a dormir en la casa de un amigo o amiga después de la fiesta, verifique esto con los padres del amigo y cerciórese de que ellos estarán en casa.

Los padres deben actuar inteligentemente, estar a la altura de las circunstancias, reaccionar a tiempo y comprender que es un momento decisivo en la vida de sus hijos. Esta etapa no tiene por qué ser tan escabrosa como se la presenta; si evitan las posiciones derrotistas y adoptan una actitud más positiva, comprensiva y dialogante, aprovecharán educativamente la circunstancia para otorgar responsabilidades a los hijos y fomentar su autonomía personal.

Fuente

Emilio Martin González, 2014. Primeras salidas nocturnas. Editorial: CONCAPA. Madrid.

 Guía para los padres sobre las fiestas de adolescentes. Healthy Children. Sitio Web: healthychildren.org